Editorial

Esnobismos del siglo XXI

10 Febrero, 2017

La moda ha impuesto en la historia de la humanidad, las pautas culturales de su tiempo. Pero pocas veces como en el mundo actual las empresas de diversos rubros, apuntan a la baja abrupta de peso en las maniquíes.

Un reciente reportaje que dejó huella en el orbe es la denuncia de 70 modelos publicitarias, que entre otras cosas alegan presiones hostiles de la industria para perder peso. Según una encuesta efectuada a principios de febrero entre 85 modelos por la Asociación Nacional de Desórdenes Alimentarios de EEUU, el 62% dijo que su agencia les pidió que perdieran peso y un 56% admitió haberse saltado comidas o haber ayunado. Además, un 24% reconoció que había usado suplementos o píldoras para perder peso y un 8% que recurrió a vomitar para lograr el peso requerido.

Y claro, no solamente las mujeres están sujetas a estos patrones de conducta; sino también los hombres. Entonces, es tiempo de interrogar quiénes son los artífices de semejante barbarismo. Porque ni duda cabe en los años 30, 40 y 50, la estrella Marilyn Monroe, sería tachada por la industria de la moda con el apelativo de “gorda”.

Y nos sumergimos en este debate, porque la misma industria de la moda es una auténtica falsedad y mito. Para corroborar lo dicho, basta conocer que los patrones de conducta humana son diversos, aunque no le guste a dicha industria.

Sí, en efecto, somos muchos quiénes admiramos a La Maja Desnuda, una mujer que está expuesta en un museo, como figura viviente del más excelso arte.

Entonces, se ve a leguas que los maniquíes son explotados y extorsionados por una industria opaca, en algunos casos ciega, y totalmente inmoral. Porque la inmoralidad está basada en el hecho de que quiénes son más obesos u obesas son menos atractivos. Entre gustos no hay disgustos.

Lo que sí debería frenarse “en seco”, es esa perversa actitud de las grandes multinacionales que desean imponer una forma cultural unidimensional cuando se trata de una mujer bonita. Bonitas son todas. Y aquí no quepa discrepancia. Sin duda, bonitas lo son porque son seres humanos.

El resto son esnobismos fuera de lugar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.