Sociedad

El papa Francisco alertó sobre el peligro de “una tercera guerra mundial por el agua”

25 febrero, 2017

Al cerrar un seminario sobre el derecho humano al agua en el Vaticano, el Papa reclamó hoy que toda persona tenga acceso a agua potable y segura, “un derecho humano básico y una de las cuestiones nodales en el mundo actual”. “Me pregunto si en esta Tercera Guerra Mundial en pedacitos que vivimos, no estamos en camino de la Tercera Guerra Mundial por el Agua”, advirtió.

“Cada día mil niños mueren a causa de enfermedades relacionadas con el agua, millones de personas consumen agua contaminada”, recordó Francisco, citando cifras de Naciones Unidas, al asegurar que “es ineludible anunciar este derecho humano esencial y defenderlo -como se hace-, pero también actuar de forma concreta, asegurando un compromiso político y jurídico con el agua”.

“Cada Estado está llamado a concretar, también con instrumentos jurídicos, cuanto indicado por las Resoluciones aprobadas por la Asamblea General de las Naciones Unidas desde 2010 sobre el derecho humano al agua potable y el saneamiento”, aseguró. “Por otra parte, cada actor no estatal tiene que cumplir sus responsabilidades hacia este derecho”, agregó.

El Papa, que reiteró varios conceptos de su encíclica Laudato Sí,sobre el cuidado de la casa común, habló así en el aula magna de la Casina Pío IV, donde durante dos días expertos de todo el mundo, entre los cuales varios argentinos, disertaron sobre la actual crisis del agua, en muchas partes del mundo, escasa o a punto de extinguirse, y en otras, contaminada.

El seminario fue organizado por la Cátedra del Diálogo y de la Cultura del Encuentro, espacio académico plural de Argentina inspirado por el Papa -que dirigen los argentinos Luis Liberman y Gabriela Sacco- y la Pontificia Academia de Ciencias, cuyo titular es el arzobispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo. Dirigió el encuentro, que duró dos días y concluyó con una declaración firmada también por el Papa-, el cardenal brasileño Claudio Hummes, arzobispo emérito de San Pablo y gran elector de Jorge Bergoglio en el cónclave de marzo de 2013.

El Papa recordó en su discurso que “el respeto del agua es condición para el ejercicio de los demás derechos humanos” y subrayó que “si acatamos este derecho como fundamental, estaremos poniendo las bases para proteger los demás derechos”. “Pero si nos saltamos este derecho básico ¿cómo vamos a ser capaces de velar y luchar por los demás?”, se preguntó.

Alentó a unirse en una causa común a todas las fuerzas necesarias de científicos y empresarios, gobernantes y políticos. Aunque advirtió que “es imprescindible la acción de cada Estado como garante del acceso universal al agua segura y de calidad”.

“Es preciso unir todas nuestras voces en una misma causa. Ya no serán voces individuales o aisladas, sino el grito del hermano que clama a través nuestro, es el grito de la tierra que pide el respecto y el compartir responsablemente de un bien, que es de todos”, dijo, al invitar asimismo, fomentar una cultura del cuidado y del encuentro. Concluyó su discurso, coronado por un aplauso, con un pedido: “por favor, no se olviden que cada día mil niños mueren a causa de enfermedades relacionadas con el agua”.

Luego de tomarse una foto grupal en la entrada de la Casina Pío IV, el Papa saludó, uno por uno, a los participantes del seminario, para alegría de los argentinos presentes.

Fuente: La Nación (Argentina)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.