Editorial

La pena capital en Filipinas

2 marzo, 2017

Filipinas se encamina con su nuevo Presidente, Rodrigo Duterte, al mayor “pecado capital”: la instauración en su país de la pena de muerte.

Según informa, la agencia de noticia AFP, “el texto prevé la horca, una inyección letal o el pelotón de ejecución. Duterte ganó las presidenciales con la promesa de erradicar el narcotráfico.

Desde la investidura de Duterte en junio, la policía anunció haber matado en legítima defensa a más de 2.500 traficantes o toxicómanos. Más de 4.000 personas murieron en circunstancias poco claras.

Los defensores de los derechos humanos acusan al Gobierno filipino de presidir una campaña de abusos generalizados. Amnistía Internacional considera que estos asesinatos son crímenes contra la humanidad”.

La criminología crítica, tan difundida en el mundo entero, centró sus principios en la ultima ratio del sistema penal. Entonces, la pena de muerte, fuera de ser inhumana, confirma un Estado Policía donde se “maximaliza” el derecho penal, a sabiendas de que el control social punitivo mínimo es propio de una democracia y los valores fundamentales de una República. Esta y no otra, por citar algunos ejemplos, es la posición a este respecto de Luigi Ferrajoli, o Eugenio Zaffaroni.

Y es que el ius puniendi del Estado, ejerce tal poder en diversos campos de acción, que para ello el derecho penal contemporáneo lo limita con las garantías constitucionales, y en resumen, con el debido proceso.

Amnistía Internacional, hace un urgente llamamiento, que debe ser oído en muchas partes del mundo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.