Sociedad

Los cinco argumentos que frenan el nuevo veto de Trump

16 marzo, 2017

El País – España.- Tan solo unas horas antes de que entrara en vigor el nuevo veto migratorio impulsado por la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, un juez federal de Hawái ha conseguido bloquearlo. La primera orden ejecutiva, que prohibía la entrada a EE UU de ciudadanos de Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria, Irak y Yemen, y cancelaba el programa de acogida de refugiados, también fue paralizada en febrero por la justicia. El Ejecutivo moderó la segunda orden para que saliera adelante pese a las demandas, pero no lo ha logrado. Estos son los motivos alegados por el juez Derrick Watson para frenarla.

1. No se demuestra el supuesto peligro para EE UU de la entrada de refugiados e inmigrantes musulmanes

La Administración Trump ofrece dos ejemplos de ciudadanos de Irak y Somalia que entraron a EE UU mediante visados legales y como refugiados y terminaron relacionados con actividades terroristas. El primer caso se remonta a enero de 2013, cuando dos ciudadanos iraquíes, llegaron EE UU como refugiados en 2009, fueron sentenciados a 40 años y a cadena perpetua respectivamente por múltiples ofensas terroristas. El segundo caso es de octubre de 2014, cuando un somalí, que llegó al país como refugiado de niño, fue sentenciado a 30 años de prisión por tener la intención de usar armas de destrucción masiva.

Watson responde: “La falta de lógica del Gobierno es palpable. La suposición de que un caso particular puede demostrar la voluntad de un grupo de gente y señalar a todos ellos es fundamentalmente errónea”. El juez también pone en duda que la prohibición a los viajeros de seis países de mayoría musulmana sea por razones de seguridad nacional: “La evidencia presentada por el Gobierno para justificar motivos de seguridad nacional es cuestionable al punto de que los intereses públicos justifican la concesión de la orden de restricción temporal a los demandantes”.

2. El caso Elshikh

El ciudadano hawaiano y musulmán Ismail Elshikh está presente en los alegatos del juez por haber sido perjudicado por la orden ejecutiva. El Estado le denegó la posibilidad de que su suegra lo visitara desde Siria, violando así su derecho a reagrupación familiar basándose en su religión y su origen. Ante este caso, el juez afirmó: “La premisa del Gobierno no es cierta. El doctor Elshikh alega perjuicios directos y concretos tanto para él como para su familia inmediata, que son independientes del estatus de visa de su suegra. La Orden Ejecutiva se emitió con el propósito de desfavorecer una religión en particular, a pesar de su propósito declarado, religiosamente neutral”. Y añade: “El Tribunal considera que los demandantes, y el señor Elshikh en particular, probablemente tengan éxito en su demanda por la violación de la Cláusula de Establecimiento”. Esta cláusula, llamada también Cláusula de Religión, se añadió a la primera enmienda de la Constitución de EE UU en 1789. “Si la orden ejecutiva sale adelante, se van a seguir violando derechos contemplados en la primera enmienda, como el de religión”, concluye el juez.

3. La orden ejecutiva estigmatiza no solo a inmigrantes y refugiados, sino a ciudadanos musulmanes estadounidenses

Los demandantes señalan diversas declaraciones públicas tanto de Trump como de miembros de su Gobierno que se refieren a la orden como “el veto musulmán”, lo que invalida la motivación de la orden ejecutiva. Por ejemplo,Trump llamaba en un comunicado de prensa en diciembre de 2015 al “completo cierre de las fronteras para ciudadanos musulmanes que quieran entrar en EE UU”. Para el juez, “cualquier observador razonable y objetivo concluiría, como lo hace la Corte, que estas declaraciones, formuladas con claridad y hechas en los meses previos a la firma de la orden, demuestran que el argumento de proteger la seguridad nacional es secundario frente a la motivación religiosa para suspender temporalmente la entrada de musulmanes”.

4. La nacionalidad no está relacionada con la amenaza terrorista

Los demandantes presentan un informe de febrero de este año que afirma que la nacionalidad no es un indicador para justificar amenazas terroristas contra EE UU y verifica que una minoría de individuos de los seis países vetados han protagonizado actividades relacionadas con el terrorismo en territorio estadounidense. “Es indiscutible que los ciudadanos de los seis países son entre un 90.7% y un 99.8% musulmanes. Por lo tanto, se podría concluir que el hecho de situar en el objetivo a estos países es también señalar al islam. Sería inapropiado concluir, como hace el Gobierno, que no se dirigen exclusivamente a la población musulmana”, concluye el juez.

5. El veto viola la Primera Enmienda

En el texto, los demandantes denuncian que la orden ejecutiva viola la Primera Enmienda en relación, entre otras, a la violación de la protección igualitaria de los derechos de los ciudadanos sin discriminarlos por religión, país de origen, nacionalidad o condición de extranjero. Además, denuncian que las secciones dos y seis de la orden ejecutiva son “inaplicables” por ser “antimusulmanas”. Watson deja abierta la posibilidad de que la Administración Trump firme un tercer veto migratorio que consiga sortear a la Constitución. Pero advierte: “El contexto puede cambiar durante el curso del litigio y el Tribunal estará dispuesto a responder en consecuencia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.