Sociedad

Brasil: Temer convoca reunión de emergencia para tratar caso de carne adulterada

19 Marzo, 2017

Una investigación policial de dos años destapó el viernes un esquema corrupto en el que inspectores sanitarios supuestamente recibían sobornos para autorizar la producción y exportación de alimentos no aptos para el consumo.

El presidente brasileño se reunirá este domingo con el ministro de Comercio Exterior, Marcos Pereira, y el de Agricultura, Blairo Maggi –a la vez magnate de la agroindustria en el país- para tratar el escándalo que afecta la imagen del mayor país exportador de carne del mundo. Temer también recibirá a representantes de frigoríficos.

Entre las irregularidades encontradas en la operación están el reenvasado de productos caducados, la sustitución de carne por mercancías más baratas, como la soja y el pollo, y hasta la inyección de sustancias potencialmente cancerígenas para disimular el mal estado de la comida, incluso las que se destinaban a almuerzos escolares. También se habrían procesado y exportado carnes con trazas de salmonela.

Los investigadores policiales acusan de algunas de estas prácticas a más de 30 compañías, entre ellas la gigante JBS, el mayor exportador de carne de vacuno del mundo.

Se emitieron 27 órdenes de prisión preventiva y al menos tres frigoríficos fueron clausurados, uno dedicado al sacrificio de pollos (del grupo multinacional BRF) y dos de la empresa local Peccin, que fabricaban mortadelas y salchichas, precisó el ministerio de Agricultura.

Otros 21 establecimientos están bajo investigación y el ministerio de Agricultura apartó de su cargo a 33 funcionarios involucrados en el esquema. En algunos casos, los inspectores públicos de la carne habrían incluso permitido a los empleados de las empresas cárnicas que utilizaran sus computadoras para que ellos mismos emitieran sus certificados de calidad de la carne que vendían.

Las empresas se defienden

Las multinacionales brasileñas salpicadas por el caso aseguraron este sábado que la calidad de sus productos no está en cuestión, mientras crece el temor entre la población de encontrar alimentos en mal estado en las perchas de los supermercados.

Además de la gigante BRF (dueña de las marcas Sadia y Perdigao), entre las involucradas está JBS, líder mundial en el mercado de carne, dueña de las marcas Big Frango, Seara Alimentos y Swift, entre otras.

“En el despacho de la Justicia Federal que desató la operación, no hay ninguna mención a irregularidades sanitarias o a la calidad de los productos de JBS y sus marcas”, afirmó JBS en un comunicado que ocupaba una página entera en el periódico impreso O Globo.

En otro espacio contratado en los periódicos, el grupo BRF “asegura su alta calidad y la seguridad de sus productos y garantiza que no hay ningún riesgo para sus consumidores”.

Preocupación respecto a exportaciones

Brasil es el primer exportador mundial de carne bovina y avícola, con presencia en por lo menos 150 países. El impacto de este escándalo en el extranjero preocupa a las autoridades brasileñas en un momento en que busca acelerar un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea.

Eumar Novacki, secretario ejecutivo del Ministerio de Agricultura de Brasil, admitió que existe “recelo” de que se cierren mercados, pero afirmó que las irregularidades detectadas constituyen un “hecho aislado” dentro del “robusto” sistema de vigilancia sanitaria brasileño. “No se puede colocar en jaque el sistema entero por la conducta de una minoría”, alegó Novacki, y aseguró que todas las exportaciones brasileñas son fiscalizadas también al llegar a otros países, por lo que descarta que cualquier producto adulterado llegue a ser distribuido en el exterior.

La Unión Europea, hacia donde estaba destinado uno de los cargamentos sospechosos, expresó su preocupación y exigió al Gobierno brasileño más información sobre el escándalo. El representante de la UE en Brasil, Joao Cravinho, informó que Bruselas envió una carta a Brasilia para conocer si el problema es puntual o si puede amenazar todo el sistema brasileño de control, así como para saber si hay más envíos riesgosos hacia países europeos.

De acuerdo con los investigadores, Italia impidió la entrada de un lote de carne de BRF, proveniente de la procesadora de Mineiros (centro del país), bajo la sospecha de estar contaminada por salmonela, una bacteria que provoca vómitos y diarrea.

El Ejecutivo brasileño invitó a Cravinho también a reunirse este domingo con el presidente Temer para tratar la cuestión. RFI.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.