El Mural Digital

Otelo, made in Uruguay

30 Marzo, 2017

Enrique Permuy, es un reconocido hombre de teatro, director, dramaturgo, actor y docente con una trayectoria de más de treinta años. Esta entrevista es apenas una minúscula muestra que no quería pasar por alto y darles a nuestro lectores la oportunidad de  descubrir o reconocer al artista que fundó Polizonteatro y que ya lleva sobre sus hombros de director más de setenta espectáculos y preformances, presentados en nuestro país y en el exterior.

Desde hoy y hasta el fin de semana que viene se podrá disfrutar su versión de uno de los clásicos textos vanguardistas de Shakespeare en el Teatro Solis.

En diálogo con El Mural Digital, el director nos habla sobre esta pieza que llega a nuestro principal teatro capitalino reinterpretando, resignificando y mixturando al tango, con el teatro, la danza y la cinematografía.

¿De qué trata la propuesta versionada por ti de Otelo?

Es una idea que surgió por la necesidad de Esteban (Cortez) y Virginia (Arzuaga) que son los protagonistas, es una pareja de tango muy reconocida que está en el tema, saben que son de los profesionales más destacados que tenemos en la danza porque ellos también han hecho una búsqueda en el sentido teatral del tango, y como ya tenemos una relación y hemos hecho algunas cosas juntos sobre todo con Virginia, un día me llegó esta idea de decir por qué no hacer Otelo que es una historia que es evidentemente tanguera. El hombre que es manipulado y engañado y se cree traicionado por su mujer y la termina matando. O sea, es un tango, es un melodrama, una tragedia, pero más allá de eso que sería como el disparador de la idea por la temática, lo que realmente nos llevó a hacer este trabajo es investigar los lenguajes expresivos del tango y eso nos llevó a desarrollar la parte teatral pero también la parte filmada y la interacción. Esto nos condujo a crear un espacio y entonces en definitiva creo que son una suma de inquietudes mutuas de esto de ponernos en situaciones de riesgo y de investigación, salir de la comodidad y del confort y ver qué surge cuando exploramos en estas tres disciplinas.

Estaba pensando, Enrique, todo lo que es esta propuesta y sus contenidos, lo complejo del armado, lo decías hace un instante, son tres disciplinas que se mezclan, que se mixturan para hacer un único producto artístico…

Muy complejo te puedo asegurar que es muy embrollado porque hubo que filmar escenas, hubo que conseguir locaciones, actores. Luego hubo que editar todo eso, luego hubo que relacionarlo con las escenas que estábamos montando en vivo, ver cómo dialogan, entonces significan cambios y yo me he ido enterando de un montón de cosas, como por ejemplo rende rizar un video puede llevar horas de computadora por el peso que tiene y porque son en alta definición. Después tuvimos que construir una estructura donde proyectar, compleja también y usar tres proyectores de video de buena calidad, no cualquier proyector, entonces todo es tiempo y dinero.

¿Por qué presentar una propuesta con estas características? ¿Los festejos del centenario de La Cumparsita ha tenido algo que ver?

Coincidió. El año pasado fueron los 400 años de la muerte de Shakespeare y Cervantes. El año pasado nosotros empezamos a trabajar y sucedió esto y estamos en ese encuadre de los 100 años de La Cumparsita. De alguna manera, el trabajo de Esteban y Virginia a lo largo ya de décadas significa querer promover el tango y sobre todo querer promover al tango creado aquí en Uruguay, porque Argentina tiene una infraestructura y una difusión importante y Uruguay no tanto. Entonces esta manera también de abordar el tango significa desarrollarlo en lenguajes más contemporáneos, más cercanos, más inmediatos, todo lo que es multimedia y virtualidad está metido en la obra.

Por un lado están los 400 años de Shakespeare, por el otro, los 100 años de La Cumparsita y todo esto enmarcado con lo analógico en tiempo presente ¿Cómo interviene y provocás que dialogue lo digital en esta propuesta?

Es casi central te diría, porque nuestro Otelo, este Otelo oriental en vez de ser el general que cuida la ciudad de Venecia, es una especie de superministro de seguridad que cuida de la seguridad pública, y la seguridad pública parece que está muy esperanzada en el tema de las cámaras de seguridad, en la hiperconectividad, en la respuesta inmediata. Entonces, está muy presente este mundo donde estamos viviendo que es también el mundo del futuro. Por eso esa interrelación con las cámaras.

¿Cuáles son los puntos de contacto si es que lo tienen según tu mirada entre Shakespeare y Matos Rodríguez?

Que los dos son clásicos y reconocidos en el mundo entero. Me contaban Esteban y Virginia, ellos viajan mucho porque dan talleres por todo el mundo y en Turquía La Cumparsita es la marcha nupcial. O sea, 70 millones de turcos cuando se casan usan La Cumparsita.

Y pensar que fue creada en un bar ciudadano a unas cuadras de la radio, (lugar donde se produjo la entrevista) tocada por vez primera y en el universo, en todos los rincones del planeta entero la comparten, la disfrutan y la utilizan para un evento tan importante de la vida. Enrique, ¿Quiénes intervienen en este proyecto músico-teatral?

Mucha gente por lo que les decía de la cantidad de rubros que intervienen y la elaboración que lleva. En la parte de registro y edición está Lucía Garibaldi y Patricia Icardi. Después en la parte de proyección de video están Francisco Matos y Alfredo Laguarda. En la escenografía la diseñamos Roberto García y yo, él es arquitecto y diseñador y yo siempre hago algo en escenografías. El vestuario es de Graciela Abeledo y Verónica Lagomarsino. Las luces son de Lucía Tayler y el audio, la parte de la banda sonora que recoge algunos temas de tango pero tiene una cantidad de efectos es de Nicolás Rodríguez. Yo hago la dirección general de todo este combo pero desde luego cada rubro tiene su propias coordinaciones. Después tenemos a Marín Pizzano que es como un asistente técnico, dos productores Diego Bado y Roberto García, un equipo muy numeroso.

¿Para qué público está dirigido?

Creo que te enterás un poco cuando lo ves. Lo que espero es que interese mucho a los tangueros, interese mucho a la gente que le interesa las propuestas de vanguardia o inusuales, en una modalidad de espectáculo que no tiene antecedentes. Recién en Argentina están haciendo algunas cosas, también investigando en esto del teatro y el tango, con audiovisual también, pero digamos que ese es el perfil de público. Creo que llega tanto a alguien que espera una historia bien contada, como alguien que busca tener estímulos múltiples.

‘Otelo, la tanguedia’ se exhibe en la Sala Delmira Agustini del Teatro Solis desde hoy, 30 al viernes, sábado y domingo, repitiéndose la semana venidera los mismos días en los horarios de 19 y 21 hrs. en doble función de la mano de Polizonteatro.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.