Política

Trump recibe en su mansión de Florida al líder chino

6 abril, 2017

El presidente estadounidense Donald Trump se reúne con Xi Jinping después de haber acusado a China de prácticas desleales en el comercio mundial, de haberse entrevistado, recién elegido, con la presidenta de Taiwán, enemiga del presidente chino y de haberle reprochado su tibieza ante la amenaza nuclear norcoreana.

Los líderes de los dos países más poderosos del planeta se entrevistan este jueves y viernes en la lujosa mansión que tiene el presidente estadounidense en Mar-a-Lago, en Florida, en la que pasa prácticamente todos los fines de semana y que se ha convertido en la residencia predilecta para recibir a sus invitados.

Xi Jinping llega a Estados Unidos después de haber sido el blanco de una retahíla de críticas por parte de su homólogo estadounidense que desde la campaña electoral no ha cesado de culpar a Pekín de la pérdida de empleos en Estados Unidos. La visita de 24 horas “será difícil”, reconocen los consejeros de Trump.

Declarada la guerra comercial

Según Donald Trump, China manipula su moneda y hace inclinar la balanza comercial en su favor, además roba el empleo a los estadounidenses y llena de impuestos sus importaciones. Sin duda hablarán en primer lugar del déficit de los Estados Unidos con China. Un déficit que representa 350.000 millones de dólares en 2016.

Actualmente, Pekín impone aranceles del 25% a las importaciones de automóviles y limita la importación de numerosos productos agrícolas como el cerdo o la ternera. Para Trump es indispensable reducir las barreras chinas para invertir.

Del lado chino se intenta suavizar el aterrizaje. Como regalo de bienvenida y tras años de procedimientos, Pekín acaba de autorizar al grupo inmobiliario del presidente registrar la marca Trump en China. También se espera que Xi Jinping anuncie nuevas inversiones en Estados Unidos para que el presidente estadounidense olvide la propuesta de su campaña de aplicar un impuesto del 45% a las importaciones chinas.

No sólo se enfrentan los aspectos comerciales en esta reunión de gigantes sino también de estilo. Por un lado tenemos al incontrolable Trump y por otro al comedido Xi Jinping. “Son dos líderes muy distintos, Xi Jinping es un líder con experiencia, que suele tener mucha diplomacia y que piensa antes de hablar y Trump es muy impredecible, ya metió la pata con el tema de Taiwán”, explica a RFI la analista estadounidense Alana Moceri, profesora de la Universidad Europea de Madrid.

Estamos en un momento en que las políticas de Donald Trump podrían, según la analista, dejarle más espacio en el mundo al gigante asiático. “Hay temas muy importantes como el Acuerdo Comercial Transpacífico que Trump quiere abandonar o el hecho de que quiere contribuir menos en el presupuesto de la ONU, todo eso va a dejar más liderazgo mundial en manos de China”, asegura Moceri.

Cómo parar la amenaza nuclear de Corea del Norte

Estados Unidos considera a China como el aliado más cercano de Corea del Norte y estima que tiene que ser el motor para frenar las aspiraciones nucleares de Pyongyang. Por el momento, Pekín se ha mostrado bastante tímido en sus acciones de presión y eso porque teme las consecuencias geopolíticas de que se hunda el régimen.

Hay otros temas espinosos sobre la mesa como la instalación del escudo antimisiles estadounidense en Corea del Sur, el mar de China, Taiwán y el principio de la China única, temas sobre los que el líder chino no va a ceder y es que el próximo otoño el Buró político del Partido Comunista chino debe reelegirlo para un nuevo mandato y no puede permitirse ningún traspié. RFI.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.