Política

La apuesta patriota y antiglobalista de Le Pen para atraerse los votos de Mélenchon

25 abril, 2017

Todas las cartas de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas ya están sobre la mesa. Jean-Luc Mélenchon es el único de los grandes líderes políticos franceses que queda por dar consignas de voto a sus seguidores. El candidato izquierdista ha optado por dejar que elijan las bases de ‘Francia Insumisa’, la formación con la que ha logrado quedar en cuarto puesto de la primera vuelta.

No obstante, con Fillon, Hamon y Hollande pidiendo el voto por el centrista Macron, Marine Le Pen tiene muy pocas probabilidades de salir elegida, no obstante, la partida no ha acabado para la líder ultraderechista, que ha obtenido los mejores resultados de la historia de su formación. Le Pen sabe que las encuestas dan una intención de voto al joven centrista por encima del 60%, pero cree tener algunas opciones.

Porosidad entre los programas y el perfil de los votantes

La posibilidad de que Mélenchon pidiera el voto por Marine Le Pen había quedado descartada desde el principio. No obstante, hay porosidad entre los programas y el perfil de los votantes de ambas formaciones. Tanto Francia Insumisa como el Frente Nacional beben del pesimismo de las clases trabajadoras descontentas con la globalización y son los partidos favoritos entre los jóvenes, que ven como su futuro será peor que el de sus padres.

Es significativo que entre los jóvenes franceses, el binomio Mélenchon-Le Pen supere el 50% de los votos, algo que no ocurrió en las anteriores elecciones de 2012, cuando los jóvenes optaron por la izquierda moderada de François Hollande. El “asqueo” con el sistema, como afirmaba el experto en seguridad del Cidob Francis Ghilès, ha llevado a los más jóvenes a decantarse por los candidatos más rupturistas. También lo es que las zonas más desindustrializadas del país y con las rendas más bajas hayan optado por votar a Le Pen.

Marine Le Pen  se hace una selfie al salir de una peluquería el dís después de acceder a la segunda vuelta de las presidenciales
Marine Le Pen se hace una selfie al salir de una peluquería el dís después de acceder a la segunda vuelta de las presidenciales (Charles Platiau / Reuters)

A esto se aferra Marine Le Pen en su carrera cuesta arriba hacia el Elíseo, y no tardó ni un día para dejar patente su estrategia. “Yo soy la candidata del pueblo”, dijo en su primer discurso tras pasar a la segunda vuelta. “Hay que luchar y ganar a las élites arrogantes”, prosiguió.

Le Pen se apartó el lunes de sus funciones como presidenta del Frente Nacional con la intención de dar una imagen más menos extrema, y optará ahora por un discurso antiglobalización y antiestablishment, presentando a Macron como un miembro de la élite neoliberal. Así, pretende llegar a los votantes de Mélenchon sin perder el apoyo de sus bases, pero no será nada fácil. Al mismo tiempo persistirá en su tradicional discurso duro en temas de seguridad e inmigración para no desperdiciar a ese segmento de la derecha francesa que desconfía de un inexperto Macron.

Estoy convencida de que una gran mayoría de los franceses se oponen a la globalización desenfrenada

MARINE LE PEN

Pero por su primeros movimientos tras la noche electoral del domingo, parece que la candidata cree que ese voto ya lo tiene asegurado y ha optado por centrarse en captar a la extrema izquierda. “Estoy convencida de que una gran mayoría de los franceses se oponen a la globalización desenfrenada”, ha afirmado Le Pen de visita en Rouvroy, ciudad donde ha obtenido más del 40% de los votos el domingo y Mélenchon quedó segundo.

Los ayudantes de la ultraderechista también han animado a los votantes del izquierdista a votar por el FN en diversos medios de comunicación. “La división entre la izquierda y la derecha es algo del pasado, la nueva división está entre los globalistas y los patriotas”, afirmaba Gaetan Dussausaye, jefe de la juventudes del FN y miembro del comité de campaña de Le Pen.

Sólo un 12% de los votantes de Mélenchon votarían a Le Pen

Mélenchon obtuvo un 19,64% de los votos en la primera vuelta, mientras que Le Pen logró un 21,3%. Ni con todos los votos de Mélenchon, la ultraderechista lograría el 51% más uno que se necesita para ganar las elecciones. De hecho, una encuesta de Harris Interactive sugiere que los votantes que se decantaron por ‘Francia Insumisa’ que en la segunda vuelta votarían por el Frente Nacional son una minoría: alrededor del 52% de los partidarios de Mélenchon apoyaría a Macron, 36% se abstendría y sólo un 12% votaría por la ultraderecha. Le Pen necesita más.

Y de hecho, tiene otro caladero de votos. Otra encuesta de Harris Interactive sugiere que el 47% de los votantes de François Fillon, el candidato de la derecha, harán caso a su líder y votarán a Macron, pero un 23% preferirá a Le Pen por su perfil más duro en temas de seguridad y el pasado socialista de su contrincante. Para este tipo de votantes, haber pasado por el gobierno de Hollande es imperdonable. La Vanguardia – España.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.