El Mural Digital

Un viajero sin retorno (Parte II)

28 abril, 2017

El viaje perfecto

 

El músico y cantautor Jorge Nasser ha atravesado por muchos cambios en su trayectoria musical. Desde el rock más puro hasta el blues y el folclore más tradicional, sus casi tres décadas de labor lo ubican como un referente ineludible del panorama de la música nacional. Menos conocido es su devenir personal, que incluyó la juvenil militancia política en plena dictadura, prisión, tortura, exilio en Buenos Aires, su inmersión en el mundo de la música a través del periodismo alternativo, su éxito explosivo y las consecuencias y una enfermedad en la columna que lo sorprendió en su madurez y lo colocó en una situación límite. La película “El camino de siempre – De la Aduana a Nashville”, hecha por su amigo Julio Sonino, revela todo esto y mucho más. “Cuando la hicimos estaba saliendo de un momento muy duro que me había llevado a replantearme muchas cosas en mi vida”, confiesa al referirse a este proyecto que surgió entre charlas y asados y lo llevó desde sus recuerdos familiares en la calle Piedras, hasta el corazón de la música country. En una charla íntima y franca Nasser reflexiona sobre la experiencia de hacer este documental que ya está transitando en los cines locales.

¿Cómo surgió la idea de hacer un documental sobre tu vida? ¿Cuál fue tu participación en todo el armado y en el guión?

Yo en realidad acepté la propuesta de mi amigo Julio Sonino, el director y mis ayudas han sido múltiples hacia la película pero siempre desde el lugar que me pareció que yo tenía que tener en la película que era sobre mí, que era estar al servicio del realizador, es decir no soy el realizador de la película, sino que me tiene como protagonista y él quería contar una historia, quería contar al menos una parte de mi historia y me puse a ese servicio con todo lo que estaba a mi alcance.

¿Qué recordás de aquel Julio Sonino tal vez de los años del Candombe de la aduana? ¿Qué imagen te viene a la cabeza?

Un tipo con mucha energía, con muchas ganas de hacer cosas, un perfeccionista así como yo, con el cual pronto empezamos a hacer cosas juntos y empezamos a compartir y a ver qué teníamos en común como códigos muy similares en cuanto a querer llevar todo el tema audiovisual en Uruguay. Recién se estaban dando los primeros pasos, todo el tema de los clips y eso, estábamos como muy entusiasmados en hacer cosas con música y video. Con la vuelta de los años se hizo una gran amistad y esto termina con un largometraje documental. Todo esto no deja de ser algo muy interesante y gratificante.

En aquella época recuerdo el programa de Julio Frade y el de Alfonso Carbone. Eran los únicos dos programas de videoclips que existían dentro de la televisión nacional.

Sí claro, en aquella época, con Níquel fuimos uno de los grupos que le empezamos a dar una importancia bastante grande a lo visual, y bueno, al principio habían pocos lugares de referencia, eran pocos pero la gente los tenía muy claro. Ahora de pronto hay un millón de lugares y no ves nada. Son circunstancias diametralmente opuestas pero en algún punto sigue siendo difícil ubicar a la música uruguaya en términos de difusión.

En la película hacés un repaso sobre tu vida, revelando cosas poco conocidas desde tus comienzos, tu juventud antes de convertirte en músico. ¿Cómo ves toda esa etapa a la distancia cuando aún no habías definido que tu vida sería la música?

Y la veo como los primeros pasos de alguien inquieto, o sea un joven como cualquier otro en algún punto con inquietudes que iban por lo artístico pero que no sabía para donde iba a decantar, la veo que me tocó vivir en una etapa difícil como muchísimas personas y en ese sentido creo que la película no deja de ser un testimonio en ese sentido, hubo una o dos generaciones o tres que fueron marcadas por años bastantes duros. Así que me veo como un loco joven con ganas de hacer cosas en un momento muy difícil.

Caminando por la calle Piedras…

Bueno, por ahí, por todos lados porque mi tío también vive por la Ciudad Vieja, yo desde niño ya para hacer mandados o para mandar a decir, mis tíos andaban por esas calles, así que Piedras, Maciel, (…). En fin, toda esa zona que tiene tanto que ver con el apellido Nasser.

El filme, Jorge, registra tu tránsito por la música y tu pasaje por distintos estilos, desde el rock al blues y de ahí al folklore. Todo eso se fue dando a lo largo de muchos años, de muchos ensayos, idas y venidas, pero resulta fuerte verlo resumido en el film. ¿Cómo sentiste que fue esa evolución? ¿Podría haber algún reencuentro de Níquel como se sugiere en algún momento en la película?

Yo no estoy tan seguro de afirmar que la película sugiere eso, pero bueno, si a vos te lo sugiere, yo lo respeto. Podría haberlo, pero pasaron quince años de nuestra evanescencia en el aire. Me parece que sí, que la película habla claramente, da un poco más de pista sobre qué fue lo que pasó al final, con el final de la banda y eso es lo que a mí me queda más claro, no sé si tanto del regreso del grupo, no sé, lo veo difícil.

Siguiendo tu respuesta, hay testimonios de muchos amigos tuyos, Jaime, Rada, pero no nada testimonial de los otros integrantes de Níquel.

Sí claro. Para empezar eso. Habría que preguntar quién de ellos estaría dispuesto a juntarse. Segundo creo que más que nada lo que hay son algunas revelaciones sobre lo que era la interna de la banda. Creo que la película aparte me parece que la idea de Julio era justamente no tocar el tema de Níquel, como de costado, o sea, no es el tema central de la película pero ni muchísimo menos. La película evidentemente no es una película que está centrada sobre mi música y sobre los acontecimientos que desarrollaron mi música. Eso está clarísimo. Es una película que es una historia humana, una historia de amistad y de alguna forma es un retrato de Julio sobre otros aspectos que tienen más que ver con la parte privada.

Sí, justamente lo decías, amistad, cercanías, la película tiene momentos muy emotivos que reflejan ese viaje. ¿Cómo fue el reencuentro con algunos viejos amigos y sobre todo el contacto con uruguayos que viven en Miami? ¿Qué te dejó toda esa experiencia?

Lo mejor. La verdad fueron experiencias como muy fuertes y que aparte solo el viaje podía hacerlo posible. En realidad fueron parte de las cosas por las que me siento contento de todo el proyecto, de haber podido reencontrarme con esos amigos, con esa gente y que fueron el disparador también de otras cosas internas. También era un momento muy especial de mi vida, yo me estaba recuperando de un quebranto de salud así que el viaje cambió en ese sentido, vivificante, como que me expuso a una serie de aventuras que no…En fin, que se dio en ese momento, o sea realmente si ahora yo tuviera que hacerlo quizás no podría hasta por motivos de agenda te diría, pero se dio así y por algo la película ya está y ya podemos verla y opinar sobre ella, que se trata de algo que se terminó y que ahora empieza a recorrer su mejor parte que es la de exponer al público.

Ese abrirse y contar cosas íntimas, como lo referido a tu enfermedad y a tu recuperación. Esa situación de contar esos testimonios ¿Te llevó a replantearte cosas en tu vida?

En el momento en que yo hice la entrevista para la película, me estaba replanteando muchas cosas en mi vida y creo que eso es. Por eso te digo, en algún punto yo recuerdo que cuando hicimos el viaje, Julio tenía un cronograma de filmación que alteró para adelantar la entrevista conmigo. En algún punto debe haber percibido que yo estaba con las defensas bajas por decirlo de alguna forma y que podía llegar a obtener una entrevista algo más sustancioso que si la ponía más adelante en el rodaje, un rodaje que duró más o menos dos años. Te diría que la entrevista me agarró en un momento de mucho replanteo de cosas y creo que se nota.

¿Cuánto te modificó esa revisión?

En realidad, no es que hayan prendido una cámara y yo haya dicho eso porque sí, sino, fue el momento, en donde yo estaba en una circunstancia precaria de salud, de recuperación. Si bien conforme fueron pasando los años, ahora me encuentro mucho mejor físicamente y psicológicamente que en ese momento, mucho más fuerte. En ese momento estaba bastante en carne viva pero no me daba cuenta. Si me preguntabas en ese momento te iba a decir que me sentía recuperado respecto del momento en que fui operado, porque fue una especie de subida, una especie de ascenso en la recuperación que sigue hasta el día de hoy.

Hace unos instante decías cuando hicimos el viaje con Julio, Julio se replanteó algunas cosas y adelantó otras. ¿Cómo fue el periplo porque viajaste de Miami hasta Nashville? ¿Qué era lo que buscabas con ese viaje?

Bueno, en realidad era una promesa que nos habíamos hecho antes de la operación. Si salía bien íbamos a hacer el viaje en auto. Al comienzo consideramos la posibilidad de ir a Memphis también pero después entramos en Nashville porque se nos iba a hacer muy larga la aventura.

Jorge, no era cualquier auto. Era un descapotable.

Sí, el auto la verdad que fotografía muy bien, pero que para ir unos cuantos miles de kilómetros era un poquito diminuto (…) se hacía difícil, era un auto muy rápido pero con capacidad reducida. En los autos deportivos entrás como en un guante, no te sobra nada y yo soy medio grande. Pero no nos podíamos olvidar que era un rodaje, así que también se sumaban las cámaras. La verdad cuando apareció con el auto me sorprendió. No me imaginaba que se lo iba a tomar tan al pie de la letra.

El amigo cumplió con su promesa

Totalmente. Yo le había dicho, te imagino yendo en un descapotable, por las autopistas de Miami. El loco lo tomó como una consigna para sorpenderme porque sabía que yo iba a reaccionar con sorpresa. Me hizo esperar en la oficina de él. La verdad que hay un mérito enorme de Julio como director, no solo en la edición, sino todo lo demás, en la parte de lo que fue el rodaje para que la película tuviera verosimilitud.

Una promesa a medias porque aquel muchacho al que le dijiste que lo veías cruzando Miami en un descapotable, en este caso, ya no tenía el pelo largo.

No tenía el pelo al viento, no. Se había dejado una barba. Julio estaba con un look muy…También me sorprendió. (…) Es una película bastante completa en el punto de vista de película, no sé si completa en cuanto a la historia mía. Yo creo que en sí misma la película es redonda y esto creo que habla muy bien de él como debutante, como director cinematográfico.

La película ha iniciado su propio viaje a nivel nacional y también internacional. ¿Crees que esto ayudará a la difusión de tu obra?

No sabría decirlo en principio, puede que sí, puede que no. Teóricamente despertará curiosidad. En Argentina un poco más y en Miami, en fin, un poco sí. No creo que marque un antes y un después pero tampoco va a pasar desapercibido que le pueda generar a la gente un interés a la persona por escuchar mi obra, lo cual sería el mejor corolario imaginado.

¿Cómo sigue el camino de Nasser en lo musical?

Yo ahora estoy terminando lo que es la gira de verano en Uruguay, que arranca siempre por setiembre, octubre y se prolonga hasta unos días después de turismo como mucho… y ya me estoy juntando un poco con la canción, con unas canciones con la idea de hacer un nuevo álbum. Hace cuatro años que no se publica un álbum nuevo. Creo que llegó el momento. Estoy con voluntad de hacer un nuevo álbum y eso hay que aprovecharlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.