Cultura

Eurovisión despliega música y lentejuelas en Kiev

13 mayo, 2017

Con un batallón de ‘crooners’ y artistas con pelo platinado, Kiev se vestirá este sábado de lentejuelas y brillantina para celebrar la final del Festival de Eurovisión, en una edición marcada por la ausencia de Rusia.

Entre los favoritos para ganar el concurso, que cada año reúne a millones de telespectadores, figura el italiano Francesco Gabbani, que aparece en escena junto a un acrobático y desconcertante personaje vestido de gorila.

Las miradas también estarán puestas en Salvador Sobral, un ‘crooner’ portugués de 27 años que canta a la espera de un trasplante de corazón.

Esta fiesta de la diversidad también exhibirá a un dúo rumano que mezcla rap y cantos tiroleses y al representante de Azerbaiyán, que canta junto un hombre con máscara de caballo subido a una escalera.

En total, 26 concursantes se subirán al escenario de este mediático concurso europeo, que lanzó al estrellato a grupos como los suecos ABBA y que se ha hecho famoso por sus puestas en escena sorprendentes, criticadas también como de mal gusto, que los espectadores y jurados votan desde toda Europa.

Ucrania es la anfitriona al haber ganado la anterior edición, un premio que tuvo una lectura muy política, ya que la representante se hizo con el certamen con una balada que hablaba de las persecuciones que sufrieron los tártaros de Crimea en la época soviética.

Así, el concurso constituye una oportunidad de mostrar otra faceta para el país, que vive un conflicto desde hace más de tres años con los rebeldes prorrusos del este.

Esta edición estará marcada por la ausencia de la representante rusa Yulia Samoilova, una carismática cantante de 27 años en silla de ruedas.

Las autoridades ucranianas le prohibieron entrar en el país durante tres años como castigo por haber dado un concierto en junio de 2015 en la península de Crimea, anexionada por Rusia.

La organización propuso al canal ruso Pervyi Kanal que Samoilova participara a distancia desde Rusia o que el país cambiara de candidata, pero ambas propuestas fueron rechazadas.

Finalmente, el canal ruso anunció que no emitiría el concurso, pero como la retransmisión es un obligación para los participantes, los organizadores decidieron en consecuencia excluir a Rusia.

‘Una oportunidad de desarrollo’

Antes del tradicional, e interminable, conteo de los votos, el espectáculo será inaugurado por Israel, representado por el cantante IMRI, y cerrado por Francia, que no se ha coronado desde 1977 y que tiene sus esperanzas puestas en Alma, una artista de 28 años.

Eurovisión, celebrado por primera vez en Suiza en 1956, se convirtió con el tiempo en una caja de resonancia de las rivalidades nacionales.

Para Ucrania, que hace tres años comenzó un viraje prooccidental, esta edición representa una oportunidad de mostrar otra cara, mientras que en el este del país sus soldados siguen combatiendo a los separatistas prorrusos, un conflicto que ha dejada ya más de 10.000 muertos.

Para recibir a los visitantes extranjeros la capital ucraniana desplegó un importante contingente de seguridad. La principal avenida de la ciudad albergará una zona para fans, con un escenario.

“Para nosotros, es muy importante poder acoger Eurovisión en buenas condiciones”, dijo a la AFP Anastasia, una jubilada que se paseaba por los alrededores del escenario.

Para ello, hay dispuestas importantes medidas de seguridad y la policía que patrulla las calles exhibe armas semiautomáticas.

“Estamos haciendo esfuerzos para acercarnos a Europa, nos estamos reformando permanentemente. Esto no es solamente un concurso de música, sino una ocasión de mostrar lo que somos capaces de hacer”, explicó Irina, de 20 años, después de hacerse un ‘selfie’ delante del logotipo de Eurovisión. AFP.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.