Deportes

El Real Madrid, cinco años después…

22 Mayo, 2017

Zinedine Zidane ya tiene su primera Liga como entrenador. Ya no hará falta buscar extrañas composiciones en el calendario para justificar el liderazgo del Real Madrid desde que el francés apareció en el banquillo blanco. Simplemente habrá que echar un vistazo al historial y ver como el equipo blanco es el campeón de la temporada 2016-2017, un campeón que se enganchó al liderato en la primera jornada de Liga y ha terminado de la misma manera.

Cinco son las claves en las que se asienta la conquista blanca cinco años después. El primer golpe llega con la aparición de Asensio y los tres puntos conquistados en Anoeta. El Real Madrid se presenta sin Bale, pero Zidane da las primeras pinceladas al gesto que marcaría la temporada y que no es otro que la demostración de que había plantilla y que pensaba contar con todos sus jugadores. Ante la Real Sociedad Asensio, Kovacic y Morata fueron titulares, para después aparecer Lucas Vázquez, James e Isco. ¿Les suena?

En noviembre tiene lugar el siguiente golpe de efecto de Zidane y su cuadrilla. Visita al Calderón y contundente victoria del Real Madrid por 0-3. Cristiano Ronaldo necesitaba un golpe de efecto y lo logra con tres goles. El portugués llegaba al estadio rojiblanco con dudas, pero todas quedaron disipadas a base de goles, en un once con ausencias y con jugadores como Nacho, Lucas Vázquez o Kovacic como titulares.

El tercero de esos momentos decisivos del campeonato llega de la mano de Sergio Ramos y sus apariciones cuando más necesitado estaba el equipo blanco. Barcelona, Deportivo, Málaga y Betis han comprobado como un defensa puede llegar a ser un factor desequilibrante en ataque con sus apariciones a balón parado.

El empate en el Camp Nou por lo mucho que significa salir derrotado el directo rival y el gol ante el Deportivo, justo antes de viajar hasta Yokohama, elevaron el ánimo del madridismo y ayudaron a que el equipo blanco aumentara su récord de partidos sin perder y, de paso, seguir gritando a los cuatro vientos, que un lustro después querían la Liga.

En Eibar firmó un momento que debería pasar a la historia del fútbol o, por lo menos, al de la Liga española. Zidane decidió que la primera línea, el equipo A o como se le quiera denominar, no bastaba para competir en Liga y Champions de manera simultánea. Isco y Asensio, más el asentamiento de jugadores como Nacho y Lucas Vázquez han resultado definitivos.

Sábado 4 de marzo y después de una semana caliente y con reuniones de todo tipo en el vestuario, el técnico francés decide dar la alternativa al segundo equipo. Jornada 26 y muchos por delante, pero Zidane tira del equipo B, que responde goleando a la revelación del campeonato, algo que repitieron ante el Leganés, Deportivo, Sporting y Granada. Pleno. 15 puntos y oxígeno para los llamados titulares. A este movimiento no se le puede llamar rotación. Va más allá, pero con el tiempo ha resultado clave en la conquista de la Liga.

El golpe final llegó en el último tramo de la Liga. Con el Barcelona persiguiendo de manera implacable al Real Madrid, el equipo blanco no ha dado opción a la especulación ni a la duda. Solvencia, seguridad y goleadas para sellar la Liga 33, un campeonato que el madridismo necesitaba y que al Real Madrid parecía que le daba pereza conquistar…hasta que llegó Zinedine Zidane. Marca.Com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.