Sociedad

El amor romántico como justificativo y reproductor de violencia

23 Junio, 2017

El tema del que hoy  he decidido hablar, es un tema controversial, delicado, álgido y que incomoda, y claro que va a incomodar en tanto atraviesa  subjetividades y cotidianidades de cada una de nosotras, las mujeres.

Voy a abordar el tema del amor, el amor de pareja, el amor romántico como el justificativo y reproductor de las violencias hacia las mujeres, y si bien en un principio del escrito lo planteé solamente como violencia hacia las mujeres, me he leído y me he corregido ya que es una secuencia de violencias las que se ejercen contra las mujeres en nombre del amor.

Parto de la premisa de que el amor no puede ser tomado como un sentimiento atemporal e inmutable, por el contrario, es fruto de una construcción cultural, social e histórica.

Es común que cuando a una mujer se le pregunta ¿Qué es el amor para ti? Inmediatamente su lenguaje corporal cambia y en la mayoría de los casos, no llega a dar una respuesta exacta porque la pregunta le rebasa las emociones.  Esto  está relacionado con una reflexión que ha sido planteada por algunas autoras, como Marcela Lagarde, cuando evidencia que no es raro, ni es inocuo escuchar la pregunta ¿Para qué estamos las mujeres en este mundo? y la respuesta más frecuente es “para amar”.

El amor ha sido un significante vacío a lo largo de la historia porque se le ha asignado distintos contenidos y sentidos, en tanto es una construcción histórica condicionada por las épocas y las dinámicas sociales emergentes.

En este sentido, el sistema patriarcal para reproducirse y perpetuarse ha creado una moral amorosa  de la cual  emanan mandatos distintos para hombres y mujeres, es decir, para las mujeres el amor es intrínseco de su identidad, por lo cual se convierte en la experiencia que concreta su ser.

Los contenidos del amor son aprendidos de muchas maneras a través de manifestaciones culturales específicas de cada cultura y de cada grupo social, en tanto que cada mujer realiza el amor dependiendo de sus condiciones de vida.

Dentro de una sociedad donde el sistema construye a las mujeres en pos del  ideal supremo de ser  una buena mujer, digna esposa y abnegada madre, cabe preguntarse, qué lugar ocupa el amor en nuestras vidas, en nuestra cotidianidad, en la inversión de nuestro tiempo y nuestra energía.

Las mujeres son educadas para ser altruistas ante cualquier situación, incluso si ésta va en desmedro de ellas. Es por eso que en la mayoría de los casos,  las relaciones afectivas de pareja  resulten para las mujeres una anulación de su individualidad seguida de la sutil sujeción que anula su autonomía.

Así el amor de pareja se ha convertido en un mecanismo cultural para controlar a las mujeres, porque en nombre de éste la humillación, la anulación y todos los tipos de violencias son socialmente aceptados como naturales.

Amar por elección y no por necesidad

En Bolivia los índices de violencia contra las mujeres demuestran que el espacio donde  ésta se ejerce en sus diversas manifestaciones  es en el de las relaciones afectivas de pareja.

El 70% de los casos de violencia extrema contra la mujer, es decir los feminicidios son de tipo íntimo, lo que se demuestra que la construcción de las relaciones íntimas afectivas está en desventaja para las mujeres porque legitima y solapa las violencias contra ellas. Los hombres que un día juraron amarlas fueron los que les arrebataron la vida. Y campantes afirman: La maté porque era mía.

Entonces, esto entra en dialogo directo con lo mencionado anteriormente, y es preciso preguntarnos ¿cómo estamos amando las mujeres? ¿Nos han enseñado acaso que amar sea una renuncia total  a nosotras en términos de autonomía y de amor propio?

Y aún caben más preguntas  ¿Cuál es ese modelo de amor que nos ofrecen y que nos venden las industrias culturales dentro del sistema capitalista?  La respuesta que me atrevo a dar es que este modelo de amor que se vende y con el que colapsan a nuestras subjetividades, está lleno de mitos que impiden que se construyan relaciones basadas en la libertad antes que en la necesidad.

Respecto a estos mitos Carlos Yela  identifica algunos  que configuran nuestras estructuras  sentimentales:

-Mito de la media naranja- Mito de la perdurabilidad- Mito del matrimonio o convivencia- Mito de la omnipotencia- Mito del libre albedrío-Mito del emparejamiento.

Sin embargo sólo me voy a concentrar en uno de ellos: El de la exclusividad

Mito de la exclusividad: Creencia de que el amor romántico sólo puede sentirse por  una única persona.  Este mito es muy potente y tiene que ver con la propiedad privada y el egoísmo humano que siente como propiedades a las personas y sus cuerpos. Y de hecho, este es un mito que sustenta a otro: el de la monogamia como estado ideal de las personas en la sociedad.

Todos estos mitos hechos mandatos son asumidos y  naturalizados  POR LAS MUJERES, y esto se puede entender en base a lo que Alejandra Kollantai denominó la doble moral sexual, que entiende que los hombres tienen derecho a disfrutar de su sexualidad y las mujeres no, porque supuestamente las necesidades sexuales de éstas no son tan fuertes o porque se considera que ellas no deben disponer de su propia sexualidad.

Esta doble moral entiende y sustenta que el adulterio masculino sea naturalizado y más perdonable,  pero a la inversa es imposible, a una mujer no se le perdona la infidelidad, al contrario a ella  se la condena ferozmente y más cruento aún, pero real es escuchar a los feminicidas declarar: La maté porque sentía celos, me quería dejar.

Y para hacer apología de estas dinámicas, ciertos productos culturales se convierten en aliados, por eso tenemos a un Joaquín Sabina, que en sus canciones románticas aparentemente inofensivas  idealizan un tipo de relación sentimental que alberga un fondo  peligrosamente posesivo. (Ejemplo: El estribillo de Contigo)

Y morirme contigo si te matas

Y matarme contigo si te mueres

Porque el amor cuando no muere mata

Porque amores que matan nunca mueren.

(Canción que canté durante años, antes de escucharla y analizarla con una perspectiva profundamente feminista)

El amor construye no te destruye

En base a Foucault, Largarde afirma  que el cuerpo y la sexualidad de las mujeres son un campo político definido, disciplinado  para la producción y para la reproducción, ambos campos construidos como disposiciones sentidas, necesidades femeninas irrenunciables. El cuerpo de las mujeres es un cuerpo sujeto, y ellas encuentran fundamento a su sometimiento en sus cuerpos, sin conocer que su cuerpo  y su sexualidad  son el núcleo de sus poderes.

Entonces, puedo afirmar que uno de los objetivos fundamentales de la dominación patriarcal fue el control y la represión de nuestro sentir corporal y nuestra sexualidad, lo primero que nos han expropiado son nuestros cuerpos y es por eso que en nuestra cultura las mujeres que han disfrutado de su cuerpo y su sexualidad han sido siempre estigmatizadas socialmente como malas mujeres, mujeres de vida alegre, putas o hasta ninfomas  y su figura opuesta o su alter ego son  las buenas mujeres y santas madres.

¿Entonces que se hace ante esto, Anahi?; me pregunto con insistencia. Y lo primero que elucubro es que para  para decir Ni una menos, hay que deconstruir el imaginario del amor.

Aclaro, no estoy en contra del amor, al contrario, hoy estoy enamorada, disfrutando de mis sentires y construyendo lazos,   lo que  cuestiono es la forma en la que nos ha enseñado a amar, mientras sigamos pensando que el amor significa renuncia de una misma y entrega sin límite al otro, vamos a seguir reproduciendo círculos viciosos de dependencia y desde luego de violencias.

Estoy convencida que hablar, reflexionar y cuestionar  sobre este tema, permitirá tomar conciencia de  que, es en y desde las emociones donde se debe librar la verdadera batalla contra el patriarcado, porque lo  que hay que  liberar es lo primero que se nos expropió, el cuerpo y por tanto también liberar las emociones y los sentimientos de las estructuras rígidas y jerárquicas, porque otras formas de amar si son posibles.

3 comentarios

  1. Violeta Parra dice:

    Que increíble, que los derechosos y los pequeño burgueses hagan críticas desde sus escritorios o desde sus casas o apartamentos de lujos.
    Pero, cuando se trata de ayudar al prójimo, no muevan ni un dedo, porque no saben lo que es dar, tan solo son oportunistas, que ven al primer ser humano en desgracia para aprovecharse de él.
    Que podemos esperar de esta pseudo señorita de la burguesía, que vive en apartamento de lujo en zona de sopocachi, que prefiere antros de lujo, ropa y zapatos de marca antes que dar un poco de verdadera ayuda, a las damnificadas de los abusos del machismo imperante en todas las sociedades de Bolivia y el mundo.
    Bueno como diría el cantante Rodríguez “que bien prepara su discurso el pequeño burgués”
    sepa usted que si diera (donará) el 10 % de lo que gasta en su alcohol, en sus ropajes y zapatos carisimos, su gimnasio burgués y el dinero que les saca a sus amantes( porque claro usted no sabe lo que es trabajar) solo vive mantenida de su familia, sepa que con ese dinero podría pagar una buena parte de los gastos en procesos luguleyos y gastos de canasta familiar, ayudando verdaderamente a las mujeres de las que se vale para seguir en la palestra informativa. Sepa que la defensa de los derechos no está en los libros, en la revolución desde un escritorio ni mucho menos en el alcohol en el que usted se refugia. Está en el pueblo, al que desconoce el sufrimiento en el que viven, porque ni tiene un trabajo para autosustentarse ni mucho menos sabe lo que es dar a los demás lo que tiene solo sabe de palabrería barata y de no hacer nada para ayudar a nuestras warmis que no se alimentan de palabras vacías, ni de mentiras.

    1. Linda dice:

      OMG cuanto odio. ¿Qué se siente tener vida para seguir los pasos de los demás? ¿Cuántas horas la sigue para saber cada una de sus actividades y ratificar que la señorita en cuestión no sabe lo que es trabajo? es decir, debe estar bien cerca de ella todo el tiempo. Sepa ud. que si usará ese tiempo para ayudar a las mujeres en situación de violencia, habría menos violencia.

  2. Jorge Loaiza dice:

    La crítica tiene como función señalar, delimitar, plantear un problema o situación. Se puede decir que una crítica es incompleta, parcial, intencionada o absurda.
    La ayuda tiene como función resolver un problema o necesidad precisa. Muchas veces una ayuda no es eficaz porque él problema que pretende resolver no está bien planteado, es él caso de las limosnas.
    Atacar a una persona por realizar una crítica con él argumento de que no realiza ayuda económica es una muestra de incoherencia, y cuando se ataca a la persona que hace la crítica y no a la crítica en si, se llama argumento ad homine, y prueba la ineptitud de quien ataca.
    Particularmente la crítica realizada es parcial y superficial, pero útil al señalar una problemática obvia y necesaria: ¿por qué amamos como nos dicen que amemos? (Léase: amor cortes, amor galante, amor platónico, amor caballeresco)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.