Cultura

El gran Groucho

10 agosto, 2017

Hace 40 años falleció el más Marx de los hermanos Marx, como lo definía Vázquez Montalbán

Jaume Figueras, premio Nacional de Periodismo Cultural el pasado año, añoraba hace unos días en Internet aquellos homenajes que TVE rendía a artistas o directores emitiendo sus películas cuando fallecían, y aseguraba Figueras que no hubiera habido dudas en que estos días se habría recordado de esa forma a Paquita Rico, Jeanne Moreau o Sam Shepard. Tenía aquella televisión pública de los años ochenta una vocación cultural, incluso cinéfila, y emitía con frecuencia hasta películas mudas y, desde luego, muchas subtituladas. Hasta se llegaron a subtitular películas de los hermanos Marx, que perdían en la lentitud del texto parte del doble sentido de las frases con las que Groucho desconcertaba a la audiencia. Pero al menos se hizo la prueba en aquella televisión, en la que también se recordaban aniversarios, como ahora mismo se estaría haciendo con los de Robert Mitchum, Nicholas Ray, Robert Siodmak… o Groucho Marx, fallecido en agosto de hace cuarenta años. ¡Groucho!, el más Marx de los hermanos Marx, como lo definía Vázquez Montalbán en aquella comedia musical, Guillermina en el país de las Guillermotas, que la censura no autorizó, vaya usted a saber por qué. Seguramente no fuera por las irreverencias de Groucho sino por otras propias del irreverente Montalbán. Las agudas réplicas de Groucho no solo se mantienen en sus películas (“¿Quiere casarse conmigo?, ¿Tiene dinero? Conteste primero a la segunda pregunta”, por ejemplo), sino en sus libros (“Recuerdo perfectamente la primera vez que tuve sexo, aún conservo el recibo”), y en intervenciones televisivas: fue polémica su conversación con una mujer que había sido madre de 11 hijos en la que ella dijo: “Quiero mucho a mi marido”, a lo que Groucho replicó: “Señora, a mí me gusta mucho mi puro, pero de vez en cuando me lo saco de la boca”.

40 años sin Groucho no han hecho que se olviden sus películas, ni sus libros ni sus frases, ni aquella divertida polémica con Warner Bros. cuando la productora les acusó de plagiar el título de Casablanca en la película Una noche en Casablanca. La respuesta de Groucho fue contundente: “Estoy seguro de que incluso el espectador medio sabrá distinguir a Ingrid Bergman de Harpo”. Y por si fuera poco: “¿Pueden ustedes usar el nombre de Hermanos Warner? ¡Nosotros éramos hermanos desde mucho antes”.

Dado que TVE ha perdido la sana costumbre de rendir homenajes, el curioso espectador puede encontrar en YouTube numerosos fragmentos de películas y de espacios televisivos y componer el suyo particular.

El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.