Opinión

¿Realmente nos merecemos el gobernante que tenemos?

10 Agosto, 2017

Hace unos días atrás coincidí con la votación del Plebiscito impulsado por la oposición venezolana que se realizó a lo largo del mundo, a mí me tocó ser un espectador más en Madrid, observando como miles y miles de venezolanos se acercaban a votar y mostrar su rechazo a los actuales gobernantes de dicho país, terminando al final con una cifra superior a los 10 mil votantes únicamente en dicha ciudad con una obvia mayoría de rechazar al actual Gobierno de Maduro. A medida que se iba realizando dicho acontecimiento pude ver por unas horas la alegría de aquellas personas, al son de la música se entonaban gritos de protesta y se bailaba sin preocupación alguna. También, pude escuchar varios testimonios de unos cuantos de la razón de estar en tierras españolas y no donde nacieron, todas coincidieron con una cosa: el no sentirse seguras por allá.

En toda esa aparente fiesta (momentánea) veía los rostros de esperanza de todos los ahí presentes y eso me hacía preguntar (hasta el día de hoy) cuántos de ellos votaron en su momento por el extinto Hugo Chávez, ¿cuántos de ellos tenían la confianza en aquel personaje para que pueda manejar el país de la mejor manera y desde ese momento hasta el día de hoy cuántos hicieron algo para intentar cambiar el rumbo de lo que parece una Dictadura?

Lastimosamente no se puede no caer en comparaciones y podríamos poner cientos de ejemplos, la más cercana la cubana y la que parece próxima a suceder es la boliviana pero no iré por ahí. Sino a como actuamos cada uno de nosotros, y es que el ser humano anda muy necesitado de encontrar líderes, de tener modelos a seguir, de tener a quien creerle a capa y espada al extremo de quedar cegados al punto de justificar el uso de armas para acallar a aquellos que piensan diferente.

Se dice que todo lo malo se copia lo “positivo” es que en nuestro país no hay necesidad de copiar nada, nuestra sociedad día a día realiza hechos de micro corrupción para favorecerse en cualquier ámbito de nuestra vida y en realidad hemos terminado encumbrando a aquellos que son el espejo de nuestra sociedad. Subiendo a los que sacan a flote todos los ANTIVALORES bolivianos y al otro lado, tenemos a la oposición que debería ser aquella que demuestre lo contrario pero al ver como la gente aplaude (muchos de ellos) y otros actúan de manera indiferente cuando se daña nuestro país. Estos señores deciden copiar a los de arriba esperando también ser aplaudidos o simplemente ignorados para llenarse de igual forma los bolsillos. Al igual que los venezolanos, ya llevamos más de 11 años escuchando únicamente promesas. Vivimos más de una década con el partido de Gobierno haciendo campaña política desde su primer día, se esfumaron los miles de millones de dólares que pudieron convertirnos en la Suiza latinoamericana (famoso dicho del “matemático”), llevamos más de una década adormecidos y creyendo que no llegaremos al presente venezolano y seguimos comiéndonos el cuento que el ‘General Banzer’ regresará de la tumba y que el ‘Gringo Goni’ regresará con su ‘Zorro’ a gobernarnos como antes.

Seguimos criticando tras un teclado e indignándonos por un par de horas esperando que se vuelvan a meter otros millones al bolsillo o bien que salga otra ‘Cara Conocida’ sin título para volverse millonaria a costa del Presidente ‘Yo no sabía’, ¿en qué realmente hemos cambiado? En el tema salud vamos a la cola, a pesar de los tantos “hospitales” que se han construido, cuando en realidad nuestros profesionales se fugan del país por falta de oportunidades y de lugares aptos para poder trabajar. Se habla que el analfabetismo ha bajado considerablemente, tanto que estamos a nada de llegar al 0% pero, ¿en educación cómo vamos, en valores?, ¿cuántos profesionales son catalogados a nivel internacional?, ¿cuántos son gracias a la ayuda del actual Gobierno?

En el tema deportes, supuestamente hemos llenado de ‘canchitas’ casi todo el país, eso quiere decir que gracias a ello somos pioneros en cada una de las disciplinas ¿cierto? Pues vamos igual o peor que antes, donde únicamente el fútbol es la única disciplina que puede solventarse gracias a las empresas privadas (como dirían los azules: las del imperio), el resto lo hacen por amor y con recursos propios, donde la mayoría de los dirigentes que hoy ocupan cargos le hacen la venia al Sr. Morales para poder saquear a gusto y disgusto de los deportistas que observan, y así podría seguir en cada aspecto de lo que conlleva el país.

Sin llenar más de cosas negativas este pequeño escrito, no sé si nos merecemos los gobernantes que tenemos, el día del plebiscito venezolano al ver tanta caras de alegría, muy distinta a las que se ven en Venezuela, me rehúso a pensar que ellos se merezcan al Dictador que hoy cree tener Poder Absoluto sobre todos, de la misma manera aquel 21 de Febrero cuando le dijimos NO a un nuevo intento de re-elección por parte de Evo Morales, me di cuenta que SOMOS MEJORES que aquellos que nos gobiernan pero no nos damos cuenta que con nuestro ‘noimportismo’ y ese egoísmo de creer que sólo debe importarnos nuestra vida y nuestra familia, dejamos lo más importante a aquellos que viven de aprovecharse de todos nosotros que es el PODER de decidir el destino del país, el PODER de elegir a nuevos mandatarios, el PODER de renovar las ideas para mejorar nuestra tierra.

En el recordar está el crecer y en el creer está el poder soñar y yo sueño con gente de bien y con valores que puedan dirigir nuestro país, y sé que están ahí afuera, leyendo este artículo. Sí puedes cambiar todo esto, tú con tus ganas y tu voz de hacer respetar lo que dicen las leyes y la Constitución, ¡hazlo ya!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.