Opinión

Militares venezolanos en Bolivia

28 agosto, 2017

Días atrás, una discusión en el Congreso entre la diputada Norma Piérola y el vicepresidente Álvaro García Linera reabrió el debate sobre la presencia de fuerzas militares de Venezuela en Bolivia.

Lamentablemente, el forcejeo intimidatorio con que el segundo mandatario intentó acallar a la parlamentaria desvió la atención del tema de fondo.

Lo cierto es que hay sobrada documentación jurídica y archivos de prensa que confirman la presencia de fuerzas militares venezolanas en territorio boliviano por al menos diez años, incluyendo su participación o instrucción en materia de inteligencia y operaciones psicológicas.

Los Convenios de Defensa entre los regímenes de Hugo Chávez y Evo Morales, firmados poco después de la asunción al poder del caudillo cocalero, incluyen la “gestión de crisis”, algo cuyo alcance quedó definido por declaraciones posteriores del extinto gobernante venezolano, cuando dijo en su peculiar estilo que “si la oligarquía mata al indio, me darían luz verde para intervenir en Bolivia”.

Los convenios iniciales fueron ampliados en el 2008 mediante un memorando signado en el Palacio de Miraflores por los Ministros de Defensa de ambos países, abarcando “infinidad de cuestiones” al decir de Chávez.

La principal materialización de esta cooperación “revolucionaria” fue la formación de la Fuerza Binacional Amazónica que, de acuerdo a la información gubernamental, operó hasta abril del año pasado, no obstante que la presencia militar venezolana podría continuar hoy día de manera más discreta.

Si agregamos a esto la instalación de la Escuela de Defensa de la ALBA en Warnes, inaugurada por un Ministro de Defensa iraní buscado por Interpol como autor intelectual del atentado terrorista de la AMIA, tendremos un cuadro de injerencia externa al que habrá que sumar la presencia de asesores cubanos.

En la doble vara del bloque populista, cualquier manifestación de los gobiernos partidarios de la democracia liberal repudiando las violaciones a los derechos humanos en los países “bolivarianos” será una forma de intervencionismo imperialista, mientras que lo realizado por los regímenes castrochavistas hacia otras naciones será simplemente “solidaridad” e “internacionalismo socialista”.

Emilio Martínez Cardona es escritor y analista político

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.