Política

Bolivia: “Gobierno y oposición no hablan el idioma del votante joven”

2 septiembre, 2017
José Manuel Ormachea es un politólogo y activista que formó parte de los colectivos ciudadanos que emergieron rumbo al 21F y que se opusieron a la   reelección del presidente Evo Morales.
Para Ormachea uno de los problemas que aquejan a la política boliviana es que tanto el Gobierno como la oposición no hablan el lenguaje  del elector  joven, por lo que considera que aún es difícil que emerja un liderazgo nuevo.   No obstante, él  tiene un sueño: “Mi sueño es que pronto los jóvenes tomen la política boliviana por asalto…”.
 El año pasado, Ormachea estuvo becado en la Universidad de Georgetown en Washington DC, donde tuvo la oportunidad de reunirse con el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA),  Luis Almagro, a quien le explicó la situación del país.
“Él está al tanto de estas manipulaciones en las que quiere propulsar Morales;  y él va a tomar las medidas necesarias si este régimen decide optar por el camino del régimen de Nicolás Maduro”, explica Ormachea, quien es integrante de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia.
¿Qué significa el 21F para la generación que representas?
Para los jóvenes que han sido partícipes de la campaña por el “No” a la reelección del presidente Morales, el 21F y sus  resultados representan un salto importante para las generaciones venideras.
 Significa que hay esperanza, que el país entendió  que la reelección de los altos cargos, por más de dos veces consecutivas, representa una violación a  los derechos de la generación de bolivianos que tienen el derecho fundamental de poner las riendas de su propio destino. Si Morales ganaba, no se pudiera haber dado así.
En los países a los que visitaste,   ¿cómo se percibe   a Bolivia?
Existía mucha expectativa en cuanto a lo que era  proceso de cambio. Pero no sólo los bolivianos, la comunidad internacional también se ha sentido  traicionada por las actitudes por las que ha optado  Morales en cuanto a sus actuaciones. Un ejemplo es la posición unilateral que tiene en el caso del TIPNIS y  la carretera.
La comunidad internacional  le daba su respaldado al Presidente por su identidad cultural indígena;  ahora sí lo ven absolutamente desenmascarado,   ven quién realmente es.
He percibido mucha decepción  en cuanto a lo que se esperaba o lo que se pensaba que iba a ser un liderazgo como el de Morales;  pero ahora está de caída, sobre todo por ser uno de los mandatarios que sigue apoyando la sangrienta y obscena dictadura de Maduro.
A tu edad, ¿por qué decidiste optar por la política?
Cómo no optar por la política, el activismo y las causas; cómo no optar por la defensa de los derechos en un país donde nada está garantizado. Es una obligación que tengo yo y otros jóvenes interesados en defender distintas causas y distintos derechos. Es una obligación que tenemos para con nuestra patria, nuestro futuro  y el bienestar de todos los bolivianos.
Es una tarea de vida. Es un estilo de vida. Es un objetivo de vida que me he trazado hace mucho tiempo: El defender causas justas, el defender derechos humanos y el denunciar violaciones de derechos civiles y políticos.
Te reuniste  con Almagro, ¿qué te dijo sobre el país?
El secretario Almagro está sumamente preocupado por la situación que está viviendo nuestro país. He tenido la oportunidad de reunirme  en Washington DC  con él para poder hacerle saber los alcances jurídicos del referendo del 21 de febrero y por qué será inconstitucional, y una violación flagrante a la democracia, el desconocer este referendo.
Él está al tanto de estas manipulaciones en las que quiere propulsar a Morales; y él va a tomar las medidas necesarias si el Gobierno  decide optar por el camino del régimen de Nicolás Maduro.
¿Cómo ves a las juventudes que participan en el MAS?
Es muy mal síntoma que las juventudes del MAS no hagan otra cosa que debatir entre ellos sobre quién es más comunista que el otro, sobre quién  se opone más que el otro al sentido común.
Mientras que la juventud boliviana está pensando en emprender, en la creación, en temas que van  de la mano con la mentalidad del siglo XXI,  del siglo de los millennials, las juventudes del MAS se relegan a leer entre ellos El Capital de Marx y repartir gacetitas. Es un retroceso increíble y frustrante el tener en la acera de al lado gente tan extemporánea.
¿Por qué crees que no emergen líderes que puedan hacerle frente a Evo Morales?
Este Gobierno, y una muy buena parte de la oposición,  definitivamente no hablan el mismo idioma que habla el votante joven. Por eso la política partidaria ya no enamora, ya no emociona, ya no es útil para el contexto en  que vivimos hoy.
Se necesita un proceso de regeneración. Es lo único que puede salvar al país. Mi sueño es que pronto los jóvenes  tomen la política boliviana por asalto y es allí donde realmente se va a vislumbrar la esperanza de la nación.
Desde los colectivos a los que perteneces, ¿qué opinión hay sobre el TIPNIS que ha resultado ser un tema emblemático?
Nosotros  vemos el tema del TIPNIS como un riesgo gigantesco para nuestra reputación. Cómo un país que decía ser  defensor de la Madre Tierra, tiene un régimen que utiliza lo más bajo del extractivismo industrialista de los países más capitalistas.
Hemos estado atentos y apoyando la defensa del agua en La Paz, la defensa de El Bala y el Chepete  para que no se construyan represas y hoy estamos atentos ante cualquier intento de que el TIPNIS  deje de tener la categoría de intangible. Esa ley que le quita la intangibilidad es absolutamente inconstitucional, no tiene razón de ser.

HOJA DE VIDA

  • Origen:  José Manuel Ormachea  nació  el 2 de noviembre de 1988, en  La Paz.
  • Estudios:  Es politólogo, Minor en Estudios Bolivianos y RRII. Estudió en la Universidad de Georgetown.
  • Ocupación:  Coordinador del programa liderazgo juvenil del Grupo Nueva Economía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.