Opinión

Ser médico en Bolivia

4 septiembre, 2017

Durante años he perseguido el sueño de ser médico, atravesando las dificultades que aquello implica, sin darme cuenta que mi principal obstáculo no era llegar a ser galeno, sino, ejercer la profesión en mi país: Bolivia.

Habiendo obtenido mi título en provisión nacional y mi matrícula correspondiente, me vi en la difícil tarea de decidir el siguiente paso a seguir.

Fue así, que empecé a buscar ofertas de trabajo y para mi sorpresa, éstas eran bastante escasas. Quién iba a pensar que en un país en vías de desarrollo como el nuestro, con tanta necesidad de personal en salud, no iba a encontrar empleo.

Cuando finalmente me topé con una vacante, contrario al pensamiento popular: “los médicos son bien remunerados”, me dí con ofertas de salario que rondaban los 2.000bs mensuales (horario de oficina).  Eso quiere decir, apenas el salario mínimo. (Recordemos que hablamos de un profesional que realizó  5 años de carrera, más 1 año de internado rotatorio y 3 meses de servicio rural obligatorio).

Ante mi frustrada búsqueda de empleo como médico general, decidí  plantearme la posibilidad de realizar una especialidad médica y empecé a ver las estadísticas: “Por año hay 3.000 médicos postulantes  y sólo 150 plazas” y “6 de cada 159 médicos aprueban” (por mencionar algunas) y a eso le sumamos que, no existen a disposición un sin número  de especialidades médicas, dejándonos con pocas opciones de elección. Y ni hablar de las injusticias que acontecen una vez conseguida dicha plaza.

Lo mencionado anteriormente, son algunos de los tantos motivos  con los que personalmente me encontré y  que conforman apenas una  parte de la verdadera causal que ocasiona la ‘fuga de cerebros’ (migración de nuestros profesionales en salud).

Ahora bien, hablando de dicha fuga cabe referir que existen países que atraen profesionales y otros que los repelen. Bolivia se encuentra en el grupo de países que los ‘expulsa’ por factores como: bajos sueldos, la nula o poca motivación, los escasos incentivos, la falta permanente de material para la correcta práctica de la profesión, equipos técnicos en mal estado o anticuados, las condiciones de trabajo peligrosas y adversas, las limitadas oportunidades laborales y de avance profesional y otros factores como la violación de algunos derechos humanos, la tensión religiosa o étnica, las persecuciones políticas y los colapsos económicos, que también afectan a la estabilidad del personal sanitario.

La organización mundial de la salud (OMS),  indica que es necesario 1 médico por cada 1000 habitantes. Actualmente en nuestro país contamos con 4,6 médicos por cada 10.000 habitantes, colocándonos en el ‘’Top 5’’ de países de las Américas con menor densidad de recursos humanos en salud junto con Haití, Guyana, Guatemala y Honduras. Formando parte del 30% de países que aún no logran mejorar su sistema de salud.

En lo que respecta al personal médico y sanitario la OMS recomienda a los estados que adopten las medidas necesarias para prestar la debida atención a todo el ciclo de la vida laboral de los agentes sanitarios; que cada nación garantice la estabilidad de su propio sistema, teniendo en cuenta, entre otros, factores como la distribución geográfica del personal en salud, intentando llegar a un equilibrio razonable; también es imprescindible que cada Estado disponga de información precisa y actualizada sobre su personal sanitario.

El Estado Plurinacional de Bolivia, como bien sabemos, hace caso omiso a las recomendaciones internacionales. Nuestro precario sistema de salud no hace más que incrementar día a día la pérdida de personal médico y recordemos que los agentes de salud que migran, son profesionales que han alcanzado un nivel elevado de conocimientos y experiencia, para lo cual ha sido necesario que nuestro país haya hecho en ellos una inversión considerable. Cuando emigran, se produce la pérdida de este gran capital, que se convierte en ganancia para los países desarrollados. Por ello, retener a los agentes sanitarios formados en el país debería ser una preocupación fundamental para nuestro gobierno.

Demás está decir que los hospitales y centros de salud se encuentran colapsados, que nuestro personal médico está expuesto a todo tipo de afecciones y que los verdaderamente perjudicados somos todos los que no tenemos un avión privado, ni posibilidades de atención médica fuera del país.

Está es nuestra realidad actual, tan dura para el médico como para el paciente y mientras nada cambie y nuestro sistema de salud no adelante, los médicos bolivianos seguiremos mejorando la calidad de vida de nuestros países vecinos y nuestras familias seguirán haciendo filas interminables para poder ser atendidos (en el mejor de los casos) por un profesional en salud.

 

Laura Gordy Pugliessi es médico

 

 

8 comentarios

  1. Claudia Miranda dice:

    Estas en lo cierto estimada Laura, el medico mejora la calidad de vida y todo Boliviano debería velar por su bien estar biopsicosocial y no solo eso, el medico es un instrumento de progreso, cuando por ejemplo se previene enfermedades crónicas aumentamos el índice de esperanza de vida como es el caso de los pacientes diabéticos que cuando no controlan su glicemia acaban falleciendo de enfermedades cardiovasculares, en otros casos también disminuiría la mortalidad materna, la mortalidad infantil o tendríamos menos jóvenes falleciendo y más ancianos viviendo todo eso aumenta el índice de desarrollo humano y consecuentemente nuestro país aumenta en desarrollo, pero no entiendo como la gente vive enferma o sin saber que lo está, sin nunca haberse realizado un examen de chequeo médico anual, permite a nuestro sistema de salud q no se lleve a cabo programas de rastreamento de enfermedades, algunos viven con dolor, se aguantan pero nunca se quejan, en otros países la salud es un derecho que tiene toda persona y un deber del estado velar por ella, pero en el nuestro ni siquiera se valora al profesional medico

  2. Oscar Gutiérrez Huamaní dice:

    Me interesa mucho

  3. Moises Rueda dice:

    Muy cierto e interesante, cabe remarcar que esta situación se repite para muchas otras profesiones, en Bolivia se encuentran licenciados realizando trabajo de técnicos, sin embargo en otros países de la región la necesidad de profesionales es tal, que el trabajo de los licenciados lo realizan personal técnico ó inclusive idóneos…

  4. Edgar dice:

    Mucha razón, pero debo decirte que aún así tuviste suerte ya que en las clínicas a un médico recién egresado no le pagan más de 1000 bs. Y eso con turnos día por medio, es por eso gracias a un esfuerzo propio más bien pensé en mi consultorio privado, se que es difícil pero se puede, ahora que si hay oportunidad de salir afuera se que lo haré por lo menos hasta que cambiemos este gobierno que piensa más en canchitas que en la salud.

  5. VIVIEN GRAGEDA dice:

    Estimada Laura muy cierto todo lo expresado lineas arriba, yo tambien soy medico me vi actualmente en la obligación de migrar hacia el pais de Argentina justamente por lo que describes, salarios bajos, residencias medicas mediocres, malos tratos entre otros. Muchos de mi generación se encuentran en diversos paises, una pena para la poblacion boliviana que se queda sin buenos profesionales.

  6. Rubén Calvo Palazuelos dice:

    Laura Gordy Pugliessi:
    Muy lamentable y cierto y no solamente en el campo de la medicina en la mayoría o casi todas las profesiones; sin embrago sonde son bien recibidos y valorados los médicos es en Chile, si Chile; yo viví 7 años allí (ahora estoy en Bolivia), ayude a muchos compatriotas a establecerse lo cual es muy fácil ya que que estamos dentro de lo que es el Mercosur, anímese y emigre es la mejor oferta que usted tendrá dentro de su profesión, recuerde Chile esta con un indice muy elevado y después de la UNAM de México en educación superior.
    Ya luego pensará en una especialización que le será más fácil conseguir, saludos.
    Rubén Calvo Palazuelos

    1. Mariana P. dice:

      Mi estimado, ya no contamos connningun convenio que nos ayude a trabajar inmediatamente, al igual que otros países tenemos que rendir el Examen Único Nacional (Eunacom), el cual nos habilita para trabajar en el sistema privado y público, dicho examen es costoso y requiere de una buena preparación, por tanto es aconsejable indicar que quien se venga a aventurar a Chile, debe venir con una buena cantidad de dinero para sustentarse mientras dure el proceso de revalidación.

  7. mabel dice:

    Mucha verdad, tal cual… Creo que no omitiste nada, nuestra situación es muy triste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.