Opinión

La rerere-elección, un asunto de belleza

26 septiembre, 2017

Qué seas autoritario, ya jode: “Che hermano, nos quedaremos 500 años”, pero que a esa carga fecal, le añadas, sin estupor, el cuento de que la rerereelección es un derecho humano, re-jode. A los valerosos anti-imperialistas les ha valido un carajo los derechos humanos de 850 mil niños que en vez de jugar, trabajan, de más de 2 millones de mujeres que son jefas de hogar solitas y sin ayuda, de 22 pueblos indígenas en peligro de extinción, de algunos discapacitados que han vuelto a sus casas derrotados o de una tropa de enfermos de cáncer que andan mendigando por alguna quimioterapita. Pero pícaros como ellos solos, se mandan este cuentito tan maloliente. Puta, ¡elegir al Evo por cuarta vez es asunto de la Declaración de 1948! La mayor conquista de la humanidad –esta grandiosa Declaración- termina vulgarmente manoseada por los inteligentes de turno que se aferran a sus pegas, viajes, contrataciones amañadas y/o, lo que es peor, a  su convicción de que están en una lucha sin cuartel contra el Imperio y demás cuitas.

Y eso jode más. Qué sean autoritarios, jode; que de yapa sean tan miserablemente creativos, jode más, pero que se crean portadores de una misión celestial re-rejode: ¡los épicos! Los cojudos que creen que están librando una batalla contra el mal. Estos capos pasan lista con un aíre místico-oligofrénico: “¿estamos listos para el combate contra la derecha?”. Y una larga lista de huevones contesta: “listos”. O se mandan esta otra pepita de antología: “al Che lo mataron, a Allende lo mataron, por eso ahora hay que unirnos para que no maten a Maduro”. Mierdaaaa. ¿Cómo hacen estos avispados para juntar cosas tan dispares en una sola y de paso darle ese talante samuraí? Se juran desenvainando sus machetes frente al enemigo a las 3.15 de la tarde en que mandan mensajes feisbuqueros, para ya a las 3.16 pedir viáticos con destino a la concha de la lora revolucionaria. Pfuta.

Pero no, hay algo que supera esta espiral de detrito. ¿Qué cosita será? Ya lo dije, los autoritarios ya me joden, los creativos me re-joden y los épicos me recontra-joden. Pero los que me joden más, son los San Pablos. Sí, los payasos que se regodeaban criticando al Evo, al Chávez, al Proceso de Cambio y ahora, caídos de su catre más que del caballo, reciben la luz divina y se dan cuenta que “Bolivia ha cambiado como nunca, Chávez era un humanista, el país que decían que se estaba destrozando, ha mejorado más que en la época de ladrones…..” y un largo etcétera de impurezas. Ahí está el inefable Reymi quien asegura que el asunto es un derecho humano, o el pensante Víctor Gutiérrez quien hasta escribió en un libro que “el gobierno mentiroso, impostor (…) está acabando el país, que la democracia está amenazada de muerte y que la propia existencia de Bolivia está en peligro”. ¿Y aura (pronúnciese así por favor)? ¡Pidiendo la anulación de los artículos constitucionales respectivos para que don Evo siga en carrera!
¿Qué cosita se llama eso? No sé, pero es tan espantosa la cosa, que ya atenta contra la Declaración de los Derechos de la Estética. O sea: hasta para ser autoritarios hay que tener clase…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.