Opinión

El MAS va por la re-reelección con o sin constitución

29 septiembre, 2017

Hace pocos días un grupo de parlamentarios masistas, con apoyo de algunos de Unidad Demócrata, han presentado al Tribunal Constitucional un recurso abstracto de inconstitucionalidad, buscando la inaplicabilidad de los artículos 52, 64, 65, 71 y 72 de la Ley 026, para habilitar la re-elección del Presidente, Gobernadores y Alcaldes. Argumentan, que son artículos discriminatorios que contravienen derechos humanos establecidos en la Carta Interamericana Democrática. Al respecto, es importante dejar claro lo siguiente:

Primero, la Ley 026 no hace más que reglamentar lo establecido en los artículos 156, 168, 255 y 258 de la Constitución Política del Estado. Por lo tanto, para que sea aceptado este recurso, se tendría que modificar la Constitución por la vía establecida en su propio texto en el art. 411 que norma su modificación total o parcial y ambas pasan por el Referéndum para su legitimación.

Segundo, si bien los tratados internacionales que norman los derechos humanos, se aplican como parte del bloque constitucional (CPE. Art. 410, II), son para proteger los derechos humanos y políticos, de los excesos del Estado y sus gobiernos. En éste caso, es el gobierno el que está atropellando los derechos ciudadanos, expresados en el Referéndum del 21-F de 2016.

Tercero, la Ley no vulnera ningún derecho. Tanto el Presidente, el Vicepresidente, los Gobernadores o Alcaldes, están plenamente habilitados para ejercer sus derechos políticos y habilitarse como candidatos a cualquier otro cargo electivo, distinto al que han venido ejerciendo. El límite a la re-elección, es un freno estructural puesto por el Constituyente, entendiendo que la legitimidad democrática no se reduce simplemente al VOTO, sino también al respeto de las normas del Estado. Lo contrario, es autoritarismo.

Cuarto, el Tribunal Constitucional NO TIENE COMPETENCIAS para modificar la Constitución. Esa atribución, solamente la tiene el PODER CONSTITUYENTE (el pueblo) a partir de una propuesta de modificación que le haga CUALQUIER PODER CONSTITUIDO de acuerdo a los procedimientos de reforma total o parcial. Si se vulnera este principio, estaríamos ante un GOLPE DE ESTADO CONSTITUCIONAL.

LA MALA NOTICIA, es que después de más de 10 años en el poder, el Presidente Morales con el MAS controlan todos los Órganos del Estado y pueden lograr su objetivo. Mientras tanto, los ciudadanos tendremos que volver a probar el “sabor amargo” de los abusos de un gobierno, que tiene TODO el poder político de atropellar la institucionalidad de nuestra democracia.

Manfredo R. Bravo Chávez es politólogo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright (c) 2017 Copyright Gaceta Hoy All Rights Reserved.